Tiempo de lectura estimado: 5 minutos

Bien de Inversion. ¿cuidado con la regularización?

bien de inversión

 

La definición de lo que entendemos por bien de inversión puede fácilmente llevar a equívocos en nuestras declaraciones sino somos expertos en la presentación de impuestos.

Lo que se entiende en IRPF e IS como bien de inversión no debe de coincidir exactamente con lo que se entiende como bien de inversión a efectos del IVA y esto ocurre por que una compra de un bien de inversión puede tener implicaciones fiscales en mas de un impuesto.

A efectos de IRPF e IS para que activemos un bien e inversión como tal basta con que este vaya a permanecer en la empresa durante 1 año usándose en el proceso diario de la misma en cambio el IVA es mas exigente.

Bien de inversión a efectos de IRPF e IS.

El IRPF y el impuesto de sociedades siguen la definición contable por lo que serán bienes de inversión aquellos activos destinados a servir de forma duradera en las actividades de la empresa o cuyo plazo de realización va ser superior al año incluyendo los activos financieros.

Estos elementos se van depreciando con el tiempo y los iremos contabilizando poco a poco en base a su amortización con el fin de poder deducírnoslos como gastos.

La normativa fiscal obliga a amortizar obligatoriamente aquellos bienes de inversión que superen la cantidad de 300 euros.

De acuerdo a lo anterior y teniendo en cuenta que debemos de activar como bienes de inversión aquellos que superen los 300 euros la normativa tributaria obliga a empresarios , empresas y profesionales a llevar libros de control “Libro de bienes de inversión” que sirven para poder justificar junto con sus facturas los gastos incluidos en nuestras cuentas.

Formaran parte de los bienes de inversión por lo tanto los bienes materiales (Maquinarias, ordenadores ) como inmateriales (Fondos de inversión, aplicaciones informaticas…) que tengamos que amortizar. Los bienes con precio inferior a 300 euros se suelen contabilizar directamente como gasto.

La información que deberá de aparecer en el libro de bienes de inversión será, entre otra: elemento de inmovilizado material o inmaterial que se amortiza, valor de adquisición, fecha de puesta en funcionamiento del bien, sistema de amortización (junto con el porcentaje de amortización si es lineal), cuotas de amortización, así como la baja y la fecha de la misma.

Concepto  de bien de inversión en el IVA.

Para que a efectos de IVA un bien se considere como bien de Inversión a parte de utilizarse durante mas de un año por la empresa es necesario que su precio de adquisición excluyendo el IVA sea igual o superior a los 3005,06 euros, ademas no considera como tales a los inmovilizados intangibles.

La compra de un bien de inversión a efectos de IVA se deducirá en el momento de la compra a diferencia de lo que ocurre en IRPF y sociedades pero esa deducción solo será definitiva  cuando pase un cierto periodo de tiempo con lo cual será susceptible de regularización.

La regularización de los bienes de inversión en el IVA es un problema que en más de una ocasión ha ocasionado un disgusto a empresas y autónomos y que por lo tanto es necesario que seamos conscientes de su necesidad.

¿Cuándo debe efectuarse la regularización?

Los bienes de inversión estarán obligados a regularizarse cuando:

  • Tratandose de un autónomo o empresa sujeta a prorrata se produce una variación en 10 puntos porcentuales desde el momento de la compra y la prorrata definitiva del ejercicio en curso.
  • Cuando el obligado adquiera el bien en un ejercicio en el que tiene derecho a deducirse totalmente el IVA de la compra y se produce posteriormente una desafectación del bien a la actividad provocandose una diferencia superior a 10 puntos porcentuales.
  • Al producirse una venta del bien inversión si el IVA devengado de la misma resultara inferior al IVA a regularizar.

Cumplidas las condiciones anteriores el bien de inversión estará sujeto a regularización cuando:

  • Estemos dentro de los 4 ejercicios siguientes a la puesta en marcha o funcionamiento del bien de inversión
  • En caso de tratarse de construcciones o terrenos el plazo se alarga a los 9 años siguientes.

Para tener controladas todas estas operaciones la normativa tributaria obliga a los autonomos y empresas que estén en posesión de estos bienes a  llevar un  Libro registro de bienes de inversión respecto a IVA.

En él aparecerá información de cada uno de forma individualizada: facturas y documentos de aduanas, fecha del comienzo de su utilización, la prorrata anual definitiva y la regularización anual, si procede, de las deducciones, entre otra información.

 

Ejemplo de regularización de bienes de inversión.

Supuesto 1

Venta del bien con IVA repercutido inferior al IVA susceptible de regularización

Imaginemonos que en el año 2016 hemos comprado un bien de inversión por 10000 euros que ahora es vendido por 15000 euros.

El IVA sujeto a regularización seria 10000*0,21= 2100 euros

La empresa tiene derecho a deducirse definitivamente 420 euros por cada año que pase en el patrimonio de la empresa si del año 206 al año 2019 lo que ha pasado han sido 3 años el IVA que le pertenece a la empresa es de 1260 euros por lo que podría tener que regularizarse 840 euros.

Para que tenga que regularizarse el IVA repercutido por la compra tiene que ser inferior a 840 euros en el supuesto actual no se cumple por lo que no hay necesidad de regularizar el bien ya que el IVA repercutido será de 3150 euros

Supuesto 2

Bien de inversión con IVA repercutido inferior al IVA susceptible de regularización

Imaginemos que el bien anterior es vendido por 2500 euros lo que implicaría que el bien repercutido por ese bien es de 525 euros.
En este supuesto vemos que el IVA repercutido de la venta es inferior a los 840 euros que todavía tenemos que devolver por lo tanto será necesario realizar una regularización por la diferencia.
840-525= 315 euros es la cantidad objeto de la regularización.

Supuesto 3

Cese de actividad

Al producirse el cese de la actividad pasamos de usar el bien en una actividad con derecho a deducir el 100% a una situación en la que el obligado no podría haberse deducido el IVA, lo que va a obligar a regularizar el IVA de encontrarse el bien de inversión dentro del periodo objeto de regularización

La cantidad pendiente de regularización en el bien anterior seria de 840 euros. Por lo que procedería hacer un ajuste en el IVA deducible por ese importe.

Supuesto 4

Variación en el porcentaje de prorrata.

Si el porcentaje entre el momento de la compra y el momento de la regularización varia en 10 puntos porcentuales el obligado se vería obligado a hacer un ajuste por la diferencia.

Imaginemos una sociedad en prorrata que en el momento de comprar el bien anterior por 10000 euros puede deducirse un 50 % con lo cual el IVA deducible seria de 2100*0,50=1050 euros si en el año siguiente el empresario pudiese deducir el 70 % entonces habría que regularizar.

En este caso el empresario podría deducirse (1050-1470)/5= -84

El autónomo o sociedad obtendría una deducción complementaria por un importe de 84 euros.

En el caso de que se tratara de construcciones o terrenos el cociente seria 10 en vez de 5.

Supuesto 5

Perdida o robo

Siempre y cuando podamos justificar que se trata de una perdida del bien de inversión ajena a nuestra voluntad no existiría obligación de tener que regularizar el bien de inversión

AJC

Alejandro Jimenez Castro at AJC Asesor fiscal
El autor de este blog es licenciado en Administración y dirección de empresas por la universidad de Oviedo, habiéndose especializado posteriormente en materia fiscal y contable. En la actualidad forma parte del colegio de Economistas de Madrid
AJC
error: Content is protected !!