Fraude de ley o negocio simulado.

fraude de ley

En el ordenamiento jurídico se hace referencia a que existe fraude de ley cuando se trata de usar una norma con el fin de encubrir otra norma .

Dada su transcendencia en el ámbito tributario en este articulo vamos hablar de cómo podemos diferenciar la existencia de fraude de ley y en que se diferencia con otras actuaciones.

Existen otro tipo de actuaciones que estar muy cerca de parecerse a  un comportamiento de fraude de ley pero que a su vez presentan ciertas carácteristicas que permiten diferenciarlo de este

Fraude de ley

Con esta actuación  lo que pretende es crear un conflicto entre la aplicación de la norma tributaria correcta y la norma que trata de conseguir con su aplicación ciertos beneficios que normalmente se resumen en una menor carga tributaria.

Las principales características de este tipo de comportamiento son:

  1. La existencia de un acto jurídico valido
  2. Con el uso de la norma tributaria distinta a la que hubiese correspondido 
  3. Y con el fin de simular cumplir con el ordenamiento jurídico consiguiendo de esta forma el cumplimiento de la norma tributaria que sirve como de tapadera para eludir la otra ley.

Un claro ejemplo de fraude de ley es el uso de las sociedades interpuestas consiguiendo tributar a través del Impuesto de sociedades cuando deberían de tributar a un tipo mayor por IRPF

El fraude de ley en la normativa tributaria.

La normativa reguladora de los impuestos y la ley general tributaria permite que el fraude de ley encuentre su acomodo en el derecho tributario en donde los contribuyentes siempre trataran de reducir al máximo su carga tributaria.

Es de destacar que la actuación en fraude de ley dentro del ámbito tributario se lleva a cabo de una forma transparente en la que no se trata de ocultar el beneficio o base imponible a declarar sino que lo que se pretende es mediante ciertos actos y amparados siempre en una normativa encubridora conseguir una menor tributación.

Por consiguiente lo que se persigue es disfrazar el hecho imponible correcto bajo el techo de otra normativa que actúa de forma encubridora.

La lucha contra el fraude de ley ha encontrado su amparo en que con estas actuaciones lo que se produce es un desequilibrio del gasto publico pues se esta perdiendo financiación para la realización del mismo posiblemente de aquí venga la famosa frase de “Hacienda somos todos”

Es importante diferenciar fraude de ley de otros conceptos también recogidos en el ámbito tributario que podrían parecer iguales pero presentan ciertas diferencias

Diferencias entre fraude de ley y negocio simulado.

La principal diferencia entre el fraude de ley y la simulación es que en esta ultima existe una cierta ocultación por parte del contribuyente para conseguir el fin perseguido.

Cuando existe un acuerdo entre las partes para presentar ante un tercero un negocio que nunca quisieron se habla de simulación absoluta, y si encubren un negocio distinto al realmente querido se habla de simulación relativa.

Un ejemplo de simulación absoluta es aquel en el que una persona trata de engañar a sus acreedores haciéndoles ver que se han vendidos unos determinados bienes (cuando realmente no se han vendido)  a un tercero con el fin de impedir que estos cobren sus créditos

En cuanto a un ejemplo de simulación relativa seria aquella en la que se pretende hacer creer hacienda que ha existido una compra cuando realmente lo que se ha producido es una donación de un determinado activo fijo

Diferencias entre fraude de ley y negocio indirecto.

Aunque el negocio indirecto puede darse en fraude de ley en este caso mas bien se trata de un contrato o acuerdo entre dos partes intentando aparentar un hecho imponible que es distinto al que realmente se produce el cual queda desplazado.

Un negocio indirecto se da por ejemplo:

En la compraventa de sociedades inactivas con perdidas aparejadas con lo que se trata de evitar tributar por la venta de activos en la sociedad transparente y consiguiendo de esta forma que los socios de las mismas tributen en el IRPF por la venta de esos activos.

Diferencias entre fraude de ley y economía de opción

En este caso el contribuyente actúa lícitamente buscando su mayor beneficio es decir aquel que reduce la carga tributaria y dicha actuación ademas se encuentra dentro de la norma tributaria siendo aplicada esta de forma correcta.

Por ejemplo la elección de uno u otro método en la determinación de los rendimientos de la actividad económica es un buen ejemplo de lo que conocemos como economía de opción

Consecuencias del fraude de ley

Si el contribuyente es detectado realizado una conducta de fraude de ley  Hacienda obligara al contribuyente a tributar cómo hubiese correspondido con los correspondientes  recargos y sanciones.