Suplido ¿Que es? ¿En que se diferencia?

suplido

El pago de un suplido es un acto en el que la persona que presta un servicio realiza un pago a nombre de su cliente.

Servicios profesionales como los prestados por notarios, asesores fiscales, abogados son un escenario perfecto para que se originen este tipo de gastos.

Es muy importarte, que cuando nos dispongamos a realizar el pago de un suplido por orden y cuenta de alguno de nuestros clientes, exista una factura que justifique que el pago se ha realizado a nombre del cliente.

A continuación vamos a ver cómo se incluye el gasto suplido en una factura y quién puede desgravarse este gasto.

¿Cómo incluir un suplido en nuestra factura?

A la hora de tratar de recuperar este dinero pagado en nombre del cliente es necesario que tengamos muy claro cómo debemos de realizar una factura y la forma en la que deberemos de incluir este concepto en ella

Cuando realicemos la factura para cobrar nuestros servicios y en la que pretendamos recuperar el monto de la cantidad pagada a nombre del cliente, el suplido no deberá de incluirse dentro de los conceptos que forman parte de la base imponible, pues no supone un mayor ingreso para el profesional sino la recuperación de un dinero ya pagado

Junto con la factura anterior la forma correcta de actuar es que junto con la factura que incluye el suplido, acompañemos la factura por el pago del gasto realizado que justifica la solicitud del cobro del suplido al cliente.

 

facturar suplido

¿Qué requisitos debe cumplir un gasto suplido?

Un suplido no supondrá en ningún caso un concepto a facturar por parte del emisor de la factura ni tampoco un gasto a deducir por el pago realizado ya que este ese efectúa a nombre del cliente.

El tratamiento tributario del suplido se fundamente en la normativa del IVA en el articulo 78.3 de la ley la cual indica que:

“No se incluirán en la base imponible:

3.º Las sumas pagadas en nombre y por cuenta del cliente en virtud de mandato expreso del mismo. El sujeto pasivo vendrá obligado a justificar la cuanta efectiva de tales gastos y no podrá proceder a la deducción del impuesto que eventualmente los hubiera gravado.

Por lo tanto, de a propia norma reguladora del IVA podemos definir el pago de un suplido como un acto en el que:

– Se paga cantidad abonada por cuenta del cliente
– El profesional actúa en mandato expreso del cliente pudiendo tener dicho mandato forma verbal o escrita.
– En la que se hace necesario justificar la cantidad pagada.

Si el pago realizado a nombre del cliente no cumple con los requisitos anteriores no estaremos entonces ante un suplido, con lo cual debería de llevar IVA en el caso de que se lo queramos transmitir al cliente.

Por eso es importante que en caso de que pudiese producir una comprobación por parte de Hacienda el profesional cuente con la factura o justificante de que el pago se ha realizado a nombre del cliente y en esa cuantía .

Unicamente aquellos pagos realizados a nombre del cliente y que cumplan las características del suplido podrán ir sin IVA

¿En qué se diferencia un suplido y un gasto accesorio?

Los gastos accesorios entre los que se podrían incluir entre otros gastos de:

– Fotocopias
– Hoteles
– Comidas
– Taxis
– Gasolina
– Billetes de transporte

Se encuentran regulados en el articulo 78.1 de la ley del IVA siendo la principal diferencia con el suplido de que estos se emiten en nombre del prestador del servicio

En consecuencia, cuando se trata de sumas pagadas en nombre propio, aunque sea por cuenta de un cliente, no procede la exclusión de la base imponible del Impuesto de la correspondiente partida por no ajustarse a la definición de “suplido” como se indica en diversas consultas vinculantes.

Por consiguiente, los gastos de desplazamiento, estancia y manutención, en que incurra la consultante en la prestación de servicios a sus clientes, solo se excluirán de la base imponible si tienen la consideración de suplidos, por reunir los requisitos enumerados anteriormente

¿En qué se diferencia un suplido y una provisión?

El cobro de provisiones al igual que sucede con el pago del suplido son muy propias de las actuaciones de los profesionales.

En el caso de que con el dinero entregado con el cliente se paguen gastos a nombre de estos se les dará el tratamiento de un suplido mientras que si van destinados a cubrir parte de sus servicios deberán de incluirse dentro de la base imponible con sus impuestos correspondientes.

De tratarse como parte de los pagos del profesional el tratamiento fiscal a aplicar será el de suplido

El tratamiento fiscal de las provisiones de fondos dependerá del uso que se les de a estos

El libro de provisiones y suplidos

Los profesionales que tributaran en estimación directa o en estimación directa simplificada ya que el régimen de módulos aparece vetado para estos, deberán de llevar los libros registros propios de este método de estimación. Es decir:

  • Libro de ventas e ingresos
  • Libro de compras y gastos
  • Libro de bienes de inversión

Ademas de estos libros si realizas una actividad profesional en estimación directa y recibes suplidos estarás obligado a llevar un cuarto libro de registro de las provisiones de fondos y suplidos.

El libro registro de provisiones de fondos y suplidos nos deberá proporcionar información sobre todas y cada una de las provisiones de fondos que hemos ido realizando con  nuestros clientes

Los compañeros de Gabilos nos proporcionan un modelo de libro  provisiones y fondos que podemos utilizar para anotar las provisiones y fondos que recibimos

¿Quién se deduce el pago suplido?

La normativa del IRPF nos permite deducirnos los gastos que estén realizados a nuestro nombre cosa que no sucede cuando se paga un suplido por lo que no podremos deducir un suplido como gasto.

La factura del pago realizado al estar a nombre del cliente va a ser este quien se pueda deducir dicho gasto así como el IVA deducible si lo hubiese soportado en la operación.

¿Cómo incluir un suplido en nuestra contabilidad?

El 19 de Diciembre de 1994 en el Boletín oficial del instituto de contabilidad y auditoria de cuentas nos especifica lo siguiente:

a) Que las cantidades pagadas por mandato o figura similar no deben tenerse en cuenta en los resultados de la empresa, por lo que en ningún caso deberemos de utilizar una cuenta del grupo 6 o grupo 7 para reflejar este pago (suplido).

Ahora bien existe necesidad de reflejar el movimiento de tesorería que se produce.

Señalando la propia consulta que el grupo que debe utilizarse como contrapartida de la salida de tesorería debe  ser del grupo 55.

En conclusión el asiento a realizar seria:

Asiento contable derivado del pago del suplido

12,10(55x) consulta 1 Boicac 19/Diciembre de 1994(57x) Tesoreria12,10

 

Asiento a realizar por la prestación del servicio en el que se incluye el suplido

133,10(57x) Tesoreria(705) Prestacion de servicios100
(477) Hp Iva repercutido21
(55x) consulta 1 Boicac 19/Diciembre de 199412,10

Una vez pagado la factura por nuestro cliente por lo tanto el suplido  desaparece de la contabilidad.

B) En el supuesto de que la factura recibida estuviese a nuestro nombre el tratamiento contable será el siguiente:

 

Por el pago del suplido

102,10(62x) GASTO

(472) Hp IVA soportado

a (57x) Tesoreria12,10

 

Por la repercusión al cliente

121(57x)TESORERIAa ( 705) PRESTACION DE SERVICIOS100
    (477) HP IVA REPERCUTIDO21

 

¿Debemos de incluir el gasto suplido en el modelo 347?

Los suplidos no se deben incluir en el modelo 347 pues en este modelo se reflejan el volumen de operaciones realizadas entre el cliente y el proveedor.

En el caso del suplido no supone otra operación realizada sino únicamente un pago realizado por nuestro proveedor a nuestro nombre por tratarse de un servicio que nos presta otra persona a nosotros, ese es el motivo de no incluirse en la citada declaración